Mundo de tercera: plagios en la web, festivales y basuras

No es por falta de motivos, pero hacía mucho que no actualizaba esta sección. Lamentablemente aquí va otra entrada.

Plagios en la web. Después de publicar mi anterior artículo sobre el go, vi con preocupación que Google colocaba en primer lugar a una web de mierda llamada todoemarketing.com (no voy a generarle enlace, claro), que no sólo había copiado ese sino otros artículos de la categoría Software. Ya he dicho antes que escribo aquí sólo porque quiero, que no me interesan para nada esos conceptos de monetización y posicionamiento, pero de ahí a permitir que otros decidan copiarlos, como se deduce del nombre de la web, para sacarles cualquier tipo de provecho, es otra cosa. Esto es obviamente un gazapo de Google, que ya fue notificado de esta situación, al igual que el proveedor de hosting de la web en cuestión, que no tiene medios de contacto pero que tampoco parece un bot. A ver Google, muy bonita la inteligencia artificial, sí, pero a ver si creamos algo de sentido común artificial para estas cosas.

Festivales del ruido. El pasado sábado 10, la alcaldía local de Antonio Nariño, en el sur de Bogotá, organizó el primer Festival Río Fucha, con el supuesto fin de “crear sentido de pertenencia y exaltar el amor de los bogotanos por el Río Fucha”. Y por lo visto nada genera más conciencia ambiental que un concierto de siete horas con no sé cuantos miles de vatios de sonido en un barrio residencial. Para colmo dicen que es la primera versión, lo que significa que a menos que lo impida un recurso legal de los vecinos del parque (pues técnicamente están violando de sobra su propio código de policía), todo vecino hasta quinientos metros del área usada para el concierto creará su sentido de pertenencia y amor por el río desde ahí donde no les da el sol.

Además, la presentación de un lineup genérico de conciertos de la alcaldía (cualquier alcaldía), no terminó a las ocho como lo comunicaron, sino casi a las nueve y media. Ojalá el hecho de no haber volado ventanas no les dé licencia para permitir una nefasta seguidilla de conciertos y “festivales al parque” de cristianos, raperos, reguetoneros y demás fauna musical, en un barrio residencial que apenas ha sobrevivido a la restrepización de la zona.

Basuras y solios. Desde los años 80 se ha tenido que declarar la emergencia sanitaria en Bogotá por el tema de la recolección de basuras. Siempre que se ha cambiado de modelo de gestión, se termina en un desastre. Desde la ineficiencia de la EDIS en los ochenta, la subsecuente privatización en los noventa, la desprivatización de Petro y ahora la reprivatización de Peñalosa, cada cambio nos ha dejado la consecuente emergencia sanitaria en una ciudad en donde la gente no sabe reciclar pero en cambio sí sabe convertir cada kilogramo de productos en el doble de masa de desechos. La pobre visión hemipléjica de izquierda versus derecha, de burocratizar versus privatizar, no ha hecho más que alternar el poder entre pésimas gestiones de unos y otros en los últimos veinte años en esta ciudad.

Pero justamente, entre la pésima alcaldía de Petro y la pésima alcaldía de Peñalosa, lo que tienen en común es justamente el tema de las basuras y lo que significó su vinculación con el poder. Además, claro, de las repercusiones mediáticas, del manejo de la opinión pública, de la influencia de constructoras, grupos económicos, grupos políticos, en fin, de todo aquello que mueve a la democracia excepto la voluntad y la conciencia del pueblo (porque la democracia siempre ha sido un asunto muy serio como para dejarlo en manos del pueblo, claro está). Y esa alternancia de ilusiones y desencantos puede terminar de una manera bastante predecible. Dicho de otra forma, si Petro y su ego convirtieron a Peñalosa nuevamente en alcalde de Bogotá, Peñalosa y su ego van a convertir a Petro en presidente. A menos que quienes ya estén en el poder hayan decidido otra cosa.

P.D.: Señores de WordPress: acabo de contratar un plan básico y he cambiado el dominio de mi blog. A cambio, quiero que me expliquen una cosa: ¿por qué quitaron el botón de justificar? No sé qué tiene de bonito un artículo entero alineado a la izquierda. Siempre que quiero justificar cada párrafo, debo centrarlo, entrar a la vista de código y reescribir esta línea así: <p style=”text-align: justify;”>. ¿Podría alguien explicarme por qué?

Reflexiones sueltas: reggaetón y derechos humanos

“Aguantar dos horas de reggaetón da para violar todo el derecho internacional humanitario en defensa propia”.

Comentando el artículo Canciones que se han usado para torturar, muy curiosamente no soy el único en pensar que el reggaetón y aberraciones conexas podrían ser usadas como medio de tortura. Porque lo son.

P.D.: “La gente, el reggaetón y, dice Pineda, la anarquía, se apoderaron de la noche del barrio.” Crónica de la vida nocturna de Caracas, la ciudad más violenta de Sudamérica. Ahí lo dejo.

Reflexiones sueltas: autoayuda

“Si los libros de sirvieran, se habría escrito sólo uno”.

Will Fergusson

La autoayuda es a la sabiduría lo que la homeopatía a la medicina. Cuando uno necesita un buen consejo es cuando más aparecen los seguidores de la autoayuda y su colección de frases bonitas sin sentido.

Y es que la autoayuda es tanto una estafa como un buen negocio, pues no hay mucho que inventar. No hay que esmerarse mucho en crear consejos como  “lleva la felicidad dentro de ti, o no la encontrarás afuera”, o reciclar un montón de frases de otras personas -que muchas veces son falsas o apócrifas-, o el colmo, de otros libros de autoayuda. Siempre he necesitado consejo, y ya sea que me salgan con la Biblia o Paulo Coelho, o con esa actitud de “tengo una respuesta para todo”, siempre termino con ganas de hacerles la misma pregunta (y con la misma actitud):

AUTOAYUDA

Reflexiones sueltas: las cosas por su nombre…

El reggaetón es una música que no tiene letra sino letrina.

Comentario en semana.com a la tutela simbólica interpuesta por el músico Darío González en contra del género-banda sonora de la pseudocultura lumpen. Yo iría más lejos: hace cinco siglos los conquistadores trajeron las enfermedades venéreas; hoy están infestados de reggaetón, la única enfermedad venérea de transmisión sonora. ¿Tengo razón?

Valga decir que no creo en las cosas simbólicas. Aunque haya conseguido llamar la atención sobre buscar que eso “no invada todos los espacios del diario vivir”, no es el único género punible ni la única exigencia posible de respeto al derecho ajeno. Porque ese es el problema con las mediocracias: no les basta con ser mediocres, sino que no se lo guardan para sí mismas. Y ya sabemos lo que importa para ellas el respeto al derecho ajeno.

Reflexiones sueltas: si fuera por las noticias…

De verdad que si fuera por las noticias de hoy, le pegaba un tiro a este país.

Comentarista N° 24 en 20minutos.es, ante la noticia de que el director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona renunciaba ante la falta de apoyo político y financiero, poniendo en duda proyectos de investigación de células madre entre otros. Me hizo gracia. Aunque aquí no estamos para echar cohetes, cuando tampoco pasa un día sin que este país se avergüence de sí mismo. Ojalá no tenga que decir lo mismo algún día.

Reflexiones sueltas: la demagogia del voto local

@edwinriveram_@rcnmundo apelar al voto popular es demagogia: fueron más los que NO votaron por @petrogustavo. ¿Esos votos no cuentan?

Ganándome en Twitter la antipatía de quienes votaron por el candidato de izquierda (Samuel Moreno), y luego volvieron a votar por el candidato de izquierda (Gustavo Petro), destituído e inhabilitado por el caos de las basuras en Bogotá.

La gente se queja de que Petro está sufriendo un castigo más grave que su nefasto antecesor (que hasta donde sé, además de haber sido igualmente destituido e inhabilitado, está en la cárcel). Curiosamente, la misma gente que eligió a ambos, y que hoy sólo sabe comenzar frases sueltas diciendo “la oligarquía…”. Hablando de votar en vano, Petro fue destituido por un procurador al cual ayudó a elegir, a sabiendas de que, como inquisidor, a su lado Torquemada era un aprendiz a prueba.

¿Votar sirve de algo? Ahora que el caballo de batalla es el voto popular, habría que recordarle al alcalde (a cualquier alcalde) que no sólo es el alcalde de quienes votaron por él, sino de toda la ciudad. Y que tan sólo los tres candidatos más votados de la “derecha” (ya había comentado sobre el esquema izquierda-derecha) sumaron el 54.45% de esos votos que ahora ya no cuentan.

Reflexiones sueltas: juegos de guerra

Por muy real que parezca un videojuego de guerra, hace falta más que eso para convencer a la juventud de que la guerra es un videojuego.

Reflexiones sueltas que no darían para una entrada completa en el blog pero tampoco en Twitter.  De ocurrencias o cosas que se encuentra uno por ahí pero que tampoco son frases célebres (o “citas citables”, que por cierto es marca registrada del Reader’s Digest).

Ésta se me ocurrió luego de ver, a partir del minuto 15, un documental sobre videojuegos. Muy antiguo, sí, pero sigue vigente la idea de que en las guerras están en juego cosas más importantes que los logros del Call of Duty.