Obsolescencia programada: experiencias en primera persona

Uno de los puntos que más ha marcado a la humanidad en las últimas generaciones es su relación con la tecnología. Una relación que adopta muchas formas; la más usual, sin embargo, suele ser la dependencia. Mucha gente ya no conoce formas de comunicarse o transmitir información que no sean las que ofrece la tecnología; pero sobre todo, una forma especial de tecnología como parte del sistema económico imperante, en el cual todo es objeto de mercado.

Hace ya varios años que se emitió Comprar, tirar, comprar: un documental que dio mucho de qué hablar. Ha servido para ilustrar el concepto de obsolescencia programada, para alimentar el pensamiento conspiracionista y también para ser objeto de debate por parte del escepticismo organizado. Y no pensé que fuera a tocarme directamente, pero llega un momento en que, por más que uno pueda seguir existiendo con Windows 95 98 Millenium XP, el entorno circundante podría volver a la Edad de Piedra si desapareciera sólo uno de los avances tecnológicos omnipresentes hoy en día.

Comencemos con el PC. No sé quién o cuando se creó la idea de que la tecnología debía acompañar a las personas donde quiera que estuviesen, de que para acceder a la tecnología y la información no hacía falta anclarse junto a un PC. Así nació el concepto de movilidad, en la forma de smartphones y tablets, que ofrecían la posibilidad de acceso tecnológico unicamente con fines de entretenimiento y consumo, pero que por más que se hablara de la “muerte del PC”, nunca iban a reemplazarlo como herramienta de trabajo (porque sí, la gente que trabaja aún necesita y quiere un PC). Después de odiar a muerte a Windows Millenium arrastrándose en un viejo clón AMD 486, lo cambié por un Dual Core con Windows XP desde hace unos siete años y medio, que debe ir al doctor en estos días pero que aún funciona. Y si quisiera seguirle el juego a las distribuciones de Linux con sus versiones cada seis meses, lo seguiría usando con arranque dual.

El problema es que mi oficio me obliga a usar ciertas versiones de programas que ya no corren en un procesador que aún arrastra la marca Pentium (por lo cual no me lo reciben ni como donación). Y es la clase de software por la cual Linux sigue sin ser una opción: si una versión de AutoCAD tan obsoleta como la 2012 funciona en modo “garbage” con Wine, no tiene sentido hablar de las demás. Hace unos meses compré un portátil con Windows 8.1, un Toshiba (maquinón para trabajar como pocos, pero Toshiba decidió abandonar el mercado doméstico y enfocarse en empresas). luego de ver cómo en el trabajo se compraron varios portátiles Asus con Windows 8, obligándome (por ser parte de mi trabajo) a actualizarlos a la versión 8.1. Ahora que Microsoft ofrece la posibilidad de actualizar a Windows 10, me pregunto si será obligatorio pasarlos de Windows 8 a Windows 10 (porque por muchos hackeos al registro, pasar a 8.1 es casi obligatorio).

Uno supone que después del fiasco de Windows Vista, tanto Microsoft como los fabricantes habrán coincidido en que el equipo de mejor funciona no es el que tenga el procesador más potente, sino el que tenga el sistema que use los recursos de hardware de modo más eficiente. Por eso es fácil ver equipos que funcionan mejor con Windows 8 que con el 7, por ejemplo. Aún así, me temo que las nuevas características de conextividad y “experiencia de usuario” evolucionen más rápido que la inteligencia del usuario final, cuando por ejemplo, los clientes de la empresa en que trabajo piden información digital que luego son incapaces de descargar, y uno termina copiándola en un CD para llevárselo en el transporte público.

Otro ejemplo es el de los smartphones. Tengo un Android de gama baja, con algunas aplicaciones muy útiles (como TransmiSITP, por ejemplo), pero soy muy ingenuo al pensar que el resto del entorno lo usa para llamadas y mensajes. Mi jefe casi me obliga a instalar WhatsApp porque le sale muy caro enviar SMS. Yo me opuse (si la empresa me paga un plan de datos, bien; si no, no), pero un compañero con su flamante Samsung parece haber olvidado el concepto de mensaje de texto. Cámaras de chorrocientos megapixeles para selfies o fotos al espejo con destino al facebook vía 10G, para los mismos usuarios que mencioné antes, que cambian de smartphone cada año pero incapaces de hacer aquello que podía hacerse con el Nokia 1100. El otro extremo es el de la secretaria, que piensa que el celular es un “fijo portátil”.

Por último, impresoras. Señores de Lexmark: ¿por qué algunos de sus modelos están diseñados con partes imposibles de conseguir como repuesto, para solucionar daños que ocurren a escasos meses de haberse vencido la garantía? Y para colmo, salen con un firmware atrasado en dos versiones a la de Windows. Tenemos un multifuncional que dejó de funcionar como impresora porque aquella parte que arrastra el papel es más difícil de conseguir que el santo grial. O bueno, funciona a veces, porque empiezo a pensar que las impresoras son la primera forma de vida inteligente basada en silicio:

2011-09-21-582g

Teorías las hay de todo tipo. La teoría de reducir la población mundial no tendría sentido si por ejemplo, se quieren vender millones de smartphones de gama media y baja. Regla N° 1 del capitalismo: crear consumidores (literalmente hablando). Otra teoría dice que la tecnología es una forma de ortopedia que reemplazó facultades que alguna vez tuvo la humanidad (la telefonía móvil reemplazó a la telepatía, por ejemplo). O también la teoría de que la obsolescencia programada obedece al plan de que sólo sea reconocido como información, conocimiento y cultura aquello transmitido mediante un gadget. Es cierto que ya no usamos la escritura cuneiforme, pero no justifica la idea de reemplazar toda forma de expresión humana por las posibilidades de una pantalla táctil. A veces la idea de un apocalipsis es pensar con el deseo, pero si llegara a ocurrir una no muy improbable tormenta electromagnética, por ejemplo, me pregunto quienes serían los primeros en regresar a la Edad de Piedra.

Sociedad del Talión: cuando a ellos les funciona

Por más que se ofendan los prohumanistas, la única respuesta válida a qué debe hacer una sociedad con sus elementos antisociales irrecuperables es la pena de muerte. Después de todo, a los asesinos les funciona.

Comentando en KienyKe.com la actitud de los mexicanos quienes, cansados de la delincuencia y la inoperancia y corrupción de las autoridades,  deciden hacer justicia por cuenta propia.

Más allá de lo ocurrido tras los asesinatos de los caricaturistas de Charlie Hebdo en París (sobre los que no quiero hablar de la falacia del verdadero musulmán), más allá de que en pleno siglo XXI siga imperando la ley del más fuerte, más allá de que la desigualdad social sea el pretexto para la delincuencia y la violación de la ley y el derecho, cada crimen es un fracaso de la sociedad a la hora de hacer valer el respeto a unos derechos fundamentales que con tanto orgullo pretende defender.

En estos países no hay más ley ni justicia que la que se hace por cuenta propia. En cambio, si alguien mata a un ladrón en defensa propia, puede ir a la cárcel por leguleyadas como “uso desmedido de la fuerza”, o los jueces dejan libre a los delincuentes por “falta de garantías” o “no constituye un peligro para la sociedad”, como si creyeran que la ley es la letra menuda del contrato social.

No tiene sentido que una sociedad se organice con base en conceptos de ley y autoridad que luego pretenda interpretar a su antojo. Más allá de la necesidad de un gobierno, no sirve de nada decir que los derechos del individuo terminan donde comienzan los derechos ajenos, si todo es susceptible de interpretación, o si hay que preguntar a los progres si matar por un celular es culpa del coeficiente Gini.

Más allá de saludos a la bandera, de la indignación de los humanistas y los pro-vida, de palomitas blancas y pendejadas simbólicas, todos saben que lo único que cambia las cosas es dejar en claro el mensaje: una sociedad unida tiene que hacerle saber las cosas a ellos: que la ignorancia de la ley no es excusa; que la ley haga pensar dos veces a quien quiera pasarse por la faja el respeto a los derechos ajenos. Que quien se meta con el individuo, se mete con el grupo. Que la cárcel sea un castigo. Y que quien sobre, que no estorbe.

Está demostrado que el castigo funciona, porque les funciona a ellos (“haga lo que digo o…”). Está claro que la pena de muerte es una sentencia disuasoria, porque les funciona a ellos. Hay quienes dicen que en Colombia debería eliminarse la pena de muerte, porque la aplican ellos. En un país que lleva medio siglo sin recuperar el monopolio de la fuerza, donde la ley es un chiste y la justicia un concurso de leguleyadas, está claro que la única ley que funciona es la ley del más fuerte, y que la fuerza está del lado de ellos.

Solucionar la desigualdad como causa de la delincuencia es necesario, pero puede tomar generaciones. Siendo pragmáticos al límite, sólo hay una solución al dilema de qué hace una sociedad con sus elementos antisociales irrecuperables. La misma que intercambia el derecho a vivir de un asesino con el de una persona de bien. La misma que a ellos les funciona.

Por qué los ateos no se ganan la lotería

Pregunta o afirmación, no lo sé. El portal Pulzo.com publicó la historia del ganador del Sorteo Extraordinario de Navidad, el pasado 20 de diciembre. Cómo estamos en Colombia, si alguien se gana la lotería hay que proteger su identidad; por eso la empresa de lotería llamó Juan Gómez (sic) a quien Pulzo llama Andrei Guzmán. De cualquier forma, si creemos en su testimonio, llama la atención lo involucrado que está el concepto de un ser supremo y omnipotente en el plan de premios de uno de los sorteos de lotería más grandes del país.

De entrada, definir el concepto de dios ya es un problema. Para muchos, un genio de los deseos; para algunos, la abstracción de los principios y leyes que rigen y dan orden al universo. Para la gran mayoría, un ser personal, inteligente, amoroso, celoso y vengativo, con las virtudes y defectos de cualquier humano creado a su imagen y semejanza (pero con el prefijo omni- y el sufijo -ísimo). De nuevo, como estamos en Colombia, el dios del que hablamos no es otro que el dios judeocristiano, tan arraigado en este continente que después de cinco siglos no se limita a ser una simple base del deísmo; aquí premia y (sobre todo) castiga, interviene en la vida y la sociedad sin pedir permiso y hasta decide el resultado de un partido de fútbol. Y nadie se gana la lotería sin su divina aprobación.

Revisando el testimonio del ganador del premio de marras, ambos artículos comienzan con la declaración inicial:

“Llevaba 4 meses estudiando el número [el 1713, de la serie 11], hasta que una noche en un sueño Dios me iluminó y tuve una gran revelación. Apoyándome en el ajedrez, en el estudio de los números y las probabilidades lo fui buscando”.

Destacemos este párrafo. Mucha gente ha estudiado “los números”, pero con la “numerología” y su curiosa combinación de conceptos aplicada a los juegos de azar: dios, fe, citas bíblicas, adivinación, universo y diezmo (por cierto, si técnicamente la biblia no condena la lotería es porque no era conocida en la Edad del Bronce). Lo de las probabilidades es obvio, pero por otro lado, ningún ajedrecista vería relación entre un juego abstracto de estrategia y un juego de azar (aunque sirve si hay que meter misticismo como sea). Y sobre la frase “una noche en un sueño Dios me iluminó”, si las discusiones entre ateos y creyentes han demostrado que dios es comprensible sólo por teólogos (o que sólo se revela a un club de selectos elegidos), entonces sí es más probable ganarse la lotería que tener una revelación del dios de Israel.

Es cierto que hay fenómenos que la ciencia no puede explicar (y menos cuando no se le permite observarlos con el método científico), pero por aquello de la navaja de Occam, si es algo que no ha pasado más allá de la mente del observador, lo más probable es que sea mentira (como si la mente no pudiera engañarse a sí misma). La idea de dios permite dar respuesta a cualquier cosa, pero es bueno recordar que hablar con dios es una cosa y escuchar a dios es otra. La segunda parte relevante del testimonio del ganador del sorteo de Navidad dice:

Un mes atrás apareció invertido (el número ganador) en otra lotería, ese día lo visualicé y dije, ese número va a caer. Con mi fe y creencias en las energías y el universo comencé a buscarlo hasta que lo encontré en manos de una humilde lotera de Bosa”.

Esto me recuerda el comienzo de un libro del famoso Método Silva, en el cual su autor hablaba de cómo la Mente Universal le reveló los números de una lotería, de cómo encontró el billete en otro estado fronterizo, y de cómo ganó el premio que necesitaba con ansias para financiar uno de sus proyectos. Y aquí es donde quiero responder (o preguntar) por qué los ateos no se ganan la lotería.

Mucha gente dirá que este es un artículo escrito desde la envidia, y que en este país muere más gente de envidia que de cáncer; tienen razón. Todo esto puede verse como un montón de afortunadas coincidencias por dos razones: porque técnicamente lo es, o porque sería el colmo que lo fuera. Si lo es, sería un desperdicio toda una vida destinada a estudiar ciencia cuando los problemas de la medicina, la política o hasta la meteorología se resuelven por las “energías” o la inescrutable voluntad de dios.

Si fuera cierto que la fe mueve montañas y manipula números aleatorios, entonces no sólo habrá sido en vano todo sentido común aplicado a las probabilidades, sino que los juegos de azar serían la prueba definitiva de la superioridad de la fe y la pobreza de espíritu, sobre la soberbia intelectual de los ateos (incluido un servidor) y aquellos que sólo conocen la energía que se puede medir en joules. Sería el triunfo de la superstición y la fe sobre la sentencia de que la lotería es un impuesto a no saber matemáticas. Por todo esto, más fácil que un ateo ganándose la lotería, es ver a un bienaventurado pobre de espíritu ganándose el Baloto y cruzando el ojo de una aguja hacia el reino de los cielos.

P.D.: “Era ateo, rezó en broma pidiendo un millón de dólares ¡y lo recibió! Ahora es católico.” Esto va en serio.

Reflexiones sueltas: reggaetón y derechos humanos

“Aguantar dos horas de reggaetón da para violar todo el derecho internacional humanitario en defensa propia”.

Comentando el artículo Canciones que se han usado para torturar, muy curiosamente no soy el único en pensar que el reggaetón y aberraciones conexas podrían ser usadas como medio de tortura. Porque lo son.

P.D.: “La gente, el reggaetón y, dice Pineda, la anarquía, se apoderaron de la noche del barrio.” Crónica de la vida nocturna de Caracas, la ciudad más violenta de Sudamérica. Ahí lo dejo.

El “Shakespearcito” y la apología de la imbecilidad

Una de las lecciones más aberrantes que recuerdo del catecismo católico es la que tiene que ver con el décimo mandamiento de la “ley de Dios”: No codiciarás los bienes ajenos. Según el catecista, esto quiere decir que debemos conformarnos con lo que nos ha tocado por voluntad de Dios, y cualquier ambición de alcanzar lo que no nos pertenece sólo puede satisfacerse violando los otros mandamientos. Y esto no se limita sólo a las posesiones materiales, sino intelectuales; a eso se refiere la bienaventuranza de la “pobreza de espíritu”, la renuncia a todo lo que signifique la codicia material y la soberbia intelectual. Porque no todos pueden gobernar, tendrá que haber gobernados; lo suficientemente inteligentes para obedecer, pero no tanto como para rebelarse. Este mundo será de los dueños del poder, mientras que a los pobres (de materia, y sobre todo, de mente) se los contenta con la inútil promesa del reino de los cielos.

El viernes murió el comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños, quien como nadie contribuyó a celebrar y alimentar la “pobreza de espíritu” del pueblo latinoamericano. Más conocido por el nombre artístico de Chespirito, un presunto diminutivo de Shakespeare con el cual disfrazó de ingenioso un estilo ramplón, basado en el más primitivo humor de pastelazos y mexicanismos. Al igual que Cantinflas, todos sus personajes han contribuido a perpetuar la “viveza” del latinoamericano, la idea de que si se es “pícaro”, se puede superar la adversidad y salir adelante en la vida aún siendo un mediocre o un inútil. Y no hubiera sido sólo un comediante mexicano más, como muchos otros para nosotros desconocidos, si no fuera por el aparato mediático de Televisa, que inundó de miseria cultural al continente y más allá. No importa que no todos los latinoamericanos sean mexicanos; gracias al éxito de estas joyas de la televisión, no es raro que al norte del Río Grande nos vean como “frijoleros”, o que en el otro lado del charco todos somos “panchitos”.

2008_12_16_3
What am I, a beaner? (Fuente: http://bit.ly/1vxG07j)

Como bien decía Jaime Garzón (alguien cuyo sentido del humor sí tenía sólidas bases intelectuales, lamentablemente ignorado por ser visto como un humorista más): “Resulta que en Colombia no hay colombianos, vea… Los ricos se creen ingleses, la clase media se cree gringa, los intelectuales se creen franceses, y los pobres se creen mexicanos”. Por más que muy pocos mexicanos se sientan identificados con Cantinflas o los personajes de Gómez Bolaños, aquí se ha arraigado como en ningún otro lugar del continente la cultura popular mexicana, que desde el cine hasta las rancheras o los corridos, hacen apología de la violencia, el machismo, la pobreza, la ignorancia y la estupidez, ridiculizada y disfrazada de cultura según convenga (“los habitantes de Creta son los cretinos”). No en vano puede venir Gómez Bolaños a la feria del libro de Bogotá a decir que el Guernica de Picasso es una “caricatura”, con el aplauso de todo el auditorio. La única cultura válida es la que yo hago, lo demás son mamarrachos.

listo3 (1)
Somos la base de la democracia, sufrimos las consecuencias de nuestras decisiones, no queremos ni sabemos hacer las cosas bien. ¿Con quién nos identificamos? (Fuente: http://bit.ly/1v4lDjt)

Algunos artistas se enorgullecen de saber “llegar al pueblo”, de no hacer arte para las élites sino para la clase trabajadora y demás; lo que en el fondo se puede traducir como llegar a las masas (por los beneficios de los números) o a los pueblos (por la escasa profundidad intelectual de sus obras).  Algo que el “Shakespeare de bolsillo” no demostró entender es que si las élites quieren burlarse de los pobres, entonces buscan justamente a comediantes como Gómez Bolaños, quienes ridiculizan al extremo la idea de pobreza y estupidez, para luego venderles la paz del conformismo con ideas como “mejor pobre pero honrado” y “los ricos también lloran”. Sin mencionar que los programas de Gómez Bolaños podían ser vistos como apologías a la violencia, la discriminación y todas aquellas cosas que los “humoristas del pueblo” pretenden defender o reivindicar.

No hay muerto malo, dicen cada vez que alguien famoso muere. Ningún trabajo es deshonra, suele responderse a quien cuestiona la dignidad de viejos de setenta años disfrazándose de niños para subsistir. Es posible que muchos de sus críticos alguna vez rieron con sus chistes, pero por ser típicos chistes de pastelazo y tropezón. No hacen gracia los viejos ridículos disfrazados de niños. No, no fue Shakespeare, no es humor inteligente, es adoctrinamiento en la mediocridad, cortesía de Televisa. Cuando se quiere recordar como un genio a un simple reciclador del humor ajeno, sólo hay que salir a la calle, ver lo mucho que puede parecerse nuestra realidad a la de la cuna de tanta presunta genialidad, y recordar aquella frase que dice que en nada se conoce tanto a las personas como en las causas de su risa.

El análisis técnico bursátil, ¿una pseudociencia?

Si puedes predecir el clima, también el precio del petroleo.

Mark Zuckerberg, “The social network”

Según Wikipedia, una pseudociencia es “aquella afirmación, creencia o práctica que, no obstante a presentarse como científica, no cumple con un método científico válido, carece de respaldo de evidencias científicas o plausibilidad, no puede ser comprobada de forma fiable o carece de estatus científico”. Curiosamente, en la lista que incluye a viejos conocidos como la astrología, la homeopatía o el psicoanálisis, se encuentra nada menos que el análisis técnico bursátil.

Hay dos razones por las cuales se considera al análisis técnico como una pseudociencia. La primera, porque se basa en la interpretación y no en la lógica o la experimentación científica, según la cual las mismas condiciones iniciales deben producir los mismos resultados. La segunda, por su presunta utilidad para predecir el futuro de los precios (en términos de tendencia al alza o a la baja). Es lo que diferencia al análisis técnico de la estadística, por ejemplo. Ambas ramas se limitan a recoger datos de lo que ocurrió en el pasado, pero mientras que la estadística busca correlaciones con otros elementos como parte de la investigación científica, el objetivo de los analistas técnicos es determinar la futura tendencia del precio de un activo financiero a partir del comportamiento pasado de su precio, con base en el principal postulado del economista Charles Dow: el precio lo descuenta todo, es decir, todo lo que hay que saber sobre un activo financiero se refleja en el comportamiento de su precio.

El análisis técnico estudia los gráficos de precios de dos formas: con indicadores técnicos matemáticos, o a partir de las formas geométricas de los gráficos, lo que se conoce también como chartismo (o “chartomancia”, término que acuñé al leer por primera vez acerca de patrones como “triángulos”, “hombro-cabeza-hombro” y otros, que se pueden ver incluso en gráficos de valores aleatorios).

Si bien estudiando hacia atrás dichos gráficos es posible observar pautas que a priori pudieron ser útiles a la hora de tomar decisiones de compra o venta (como cambios de tendencia), mirando hacia adelante los analistas técnicos parecen sufrir también de la falacia del jugador: la creencia en que los sucesos del pasado afectan al azar en el futuro.

Es muy recomendable el ensayo La rebelión del mono: gurúes financieros y pseudociencia económica, de Pablo Mira, acerca de la interpretación chartista, la aleatoriedad de los mercados, y la falta de escrúpulos de vendedores de métodos, más eficaces para producir dinero vendiéndose como libros, que aplicados al mercado en sí.

Portapapeles01
Gráfico de precios del par euro-franco suizo, con indicadores técnicos.

 

Dicen que es mejor ser escéptico que dogmático, en este caso, estudiar más cautelosamente todo lo relacionado con el análisis financiero antes de llamar categóricamente un casino al mercado de valores. Aunque sea imposible encontrar la “piedra filosofal” del mercado financiero, seguramente muchos analistas se habrán aproximado bastante. El problema (después de ver “El lobo de Wall Street”), es encontrarlos sin caer en manos de Stratton Oakmont: asesores desinteresadísimos que se desvelan por nuestra libertad financiera mientras nos hacen pistola por teléfono.

Tal vez no sea cierto que el análisis técnico sea “astrología financiera”, por su vaguedad e imprecisión (los servicios de señales, se supone, dan órdenes concretas de compra y venta). Tal vez el mercado financiero no sea un casino, y tal vez el análisis bursátil, si bien no es una ciencia exacta, tampoco sea una pseudociencia. Pero si algo fuera tan dependiente de elementos tan impredecibles y poco científicos como la psicología (el “nerviosismo del mercado”, los “índices de confianza”, etc.), las noticias o la especulación, tendría tantos factores de impredecibilidad que costaría distinguirlo de un juego de azar.

Brasil 2014: lecciones al final del camino

Hoy terminó para Colombia su participación en la Copa Mundial de fútbol de la FIFA, disputada en Brasil, consiguiendo el mejor resultado de su historia: llegar a cuartos de final. Y no es que mejorar el puesto 14 obtenido en Italia ’90 fuera imposible, pero a veces es fácil perder la noción de las distancias cuando en un solo torneo se ganan más partidos que en todas las participaciones anteriores juntas. Algo similar sucedió con la participación de Colombia en los juegos olímpicos de Londres 2012, cuando ganó ocho medallas, casi tantas como las diez obtenidas desde 1932. Da vértigo evaluar tantos buenos resultados cuando, sencillamente, no se está acostumbrado.

El fútbol ha de ser muy raro para que tenga entre los intelectuales tantos detractores como defensores. Para unos es parte del circo mediocre del entretenimiento de masas, para otros el reflejo de la idiosincrasia de los pueblos, y para algunos un vestigio de nuestros instintos de cazadores-recolectores. Me pregunto si un historiador o arqueólogo del futuro que contemple las ruinas de Maracaná o Wembley (si llega a haberlas) diría lo mismo sobre nuestra sociedad que nuestros historiadores actuales sobre Roma, estudiando el Coliseo.

Volviendo al tema, Colombia (la selección y el país al que representa) demostró por qué hay que darse por bien servido al llegar a una etapa que otros países consideran un fracaso. Colombia (la selección de fútbol) hizo bastante en este torneo, pero volvió a ser para Brasil el equipo que fue para Argentina en las eliminatorias, el punto de inflexión de un combinado en el que ni Messi daba pie con bola. Colombia (el país), demostró que una sociedad que recorta abruptamente su jornada laboral por un partido de fútbol, tiene que agradecer (y mucho) haber perdido un juego y no una guerra. Y reflexionar por qué una victoria podría costar incluso más muertos que una derrota.

Dicen que el fútbol, como todo el deporte, es la sublimación de los instintos competitivos, arraigados en la especie desde los tiempos en que sólo valía la selección natural. Aunque volviendo al abominable concepto de nuestra idiosincrasia, el espíritu competitivo del colombiano promedio se manifiesta sólo en saber cuándo subirse al bus de la victoria. “Ganamos”, “somos unos berracos”, “si hubieramos ganado nos habría tocado Alemania” y otras muestras gratis de “mentalidad”, se siguen oyendo a la hora de escribir este artículo (es curioso oír aún grupos cantando el himno nacional a todo pulmón y haciendo sonar cornetas sólo por la inercia de una semana entera de expectativa).

Si parte de la naturaleza humana es competir, ¿por qué no competir en cosas que de verdad valgan la pena? ¿Por qué tiene que parecer totalitarista decir que un país que produce buenos deportistas como consecuencia de una sociedad que produce buenos ciudadanos? Si nos gusta tanto el deporte, ¿por qué no convertir en deporte el enfrentar los retos que nos impone vivir en sociedad? ¿Qué pasaría si convirtiéramos los índices de menor corrupción pobreza o desempleo en trofeos más valiosos que las medallas olímpicas o las Copas del Mundo? (He aquí un ejemplo curioso: el Mundial de Todo Lo Demás: los 32 países participantes en el mundial de Brasil 2014, compitiendo en aspectos tan variopintos como desempleo, esperanza de vida o premios Nobel per cápita).

P.D.: Este mundial de fútbol marcó un máximo de audiencia en Estados Unidos, y no sólo entre los hispanos, en un país que siempre asoció este deporte a los beaners y los comunistas. Tan curioso como que en los bastiones del actual comunismo bolivariano (Venezuela y Cuba), el deporte más popular siga siendo el mismo deporte nacional del “imperio”: el béisbol.