Cómo darle una oportunidad al Go

Acabo de recibir mi flamante copia de Fritz 16, de la empresa alemana Chessbase, la más reciente versión del programa de ajedrez más reconocido del mundo, y ganador del último duelo de ajedrez entre humanos y máquinas en el terreno de la inteligencia artificial. La derrota del campeón mundial de entonces, el ruso Vladimir Kramnik contra Deep Fritz en 2006 supuso la aceptación definitiva de la superioridad de las máquinas, pero contrario a lo que se supondría, no representó un avance significativo en el desarrollo de la inteligencia artificial. En parte, porque el escenario empleado (el ajedrez) si bien es muy vasto, no es el mayor dentro del campo de los juegos abstractos; y también porque el enfoque usado desde los años 50 (algoritmos predefinidos) era muy limitado. En cambio, las victorias de AlphaGo sobre los mejores jugadores humanos de go, y las victorias de AlphaZero sobre AlphaGo en go y sobre Stockfish en ajedrez, sí representan un avance importante en emular artificialmente aquello que llamamos inteligencia.

Si nos quedamos para siempre con la victoria de Deep Blue sobre Kasparov en 1997, sería como suponer que las calculadoras son inteligentes porque pueden resolver operaciones matemáticas mejor que los seres humanos. Lo hacen porque están hechas para eso, y ya. O como suponer que los test de inteligencia no miden la inteligencia, sino la capacidad de resolver tests de inteligencia. O creer que ya hemos llegado al techo de la inteligencia humana. La importancia de AlphaZero radica en que por primera vez se ha conseguido que una máquina tenga la capacidad de aprender. Y hablando de aprender, y de romper paradigmas, la irrupción de AlphaGo ha debido despertar la curiosidad de más de uno por saber en qué cosa exactamente las máquinas han vencido otra vez al ser humano. Y esa cosa es nada menos que el milenario juego del go.

Niños jugando al go (Fuente: LasIndias.blog)

El go, nombre japonés para el juego chino llamado weiqi y conocido en Corea como baduk, es considerado el juego abstracto más antiguo que se juega hoy en día en su forma original. Nació en China hace 2.500 años pero otras fuentes hablan de 4.000 años o más. Hablo de romper paradigmas porque hasta no hace mucho en Occidente el juego más complejo y profundo que conocíamos era el ajedrez, aunque en opinión de expertos como el psicólogo Fernand Gobet (maestro internacional de ajedrez, por cierto), la complejidad del go radica en el tamaño del tablero (361 puntos contra 64 casillas del ajedrez) y nada más. Sin embargo, a pesar de tener reglas muy sencillas y sólo un tipo de piezas, es mucho más complejo que cualquier otro juego; por lo cual fue el último gran reto de los programadores, que tuvieron que crear un ente inteligente para que aprendiera un juego imposible de abarcar por fuerza bruta.

John Nash, jugando al go en “A Beautiful Mind”. Quienes saben de go dicen que esa escena fue terrible.

El go es muy popular en Japón, China y Corea del Sur, mucho más de lo que es el ajedrez en Occidente; y es conocido en parte por la influencia de la cultura popular de esos países en nuestras latitudes. Ahora bien, para contribuir a masificarlo, ¿cómo se puede aprender? Existen varios inconvenientes para encontrar información al respecto. Uno es la ambigüedad de la palabra go, que obliga a buscarla acompañada de las palabras weiqi y baduk. Otro es su poca difusión social. En Colombia existe la Asociación Nacional de Go, que no es una federación propiamente dicha (a pesar de formar parte de la IGF), por lo cual se desconoce por ejemplo un escalafón nacional, aunque organizan actividades de formación y difusión, así como torneos y partidas los domingos por la tarde en sitios como el centro comercial Bulevar Niza, en Bogotá.

En estos tiempos es más fácil encontrar recursos digitales en sitios web de otros países, como Argentina, por ejemplo. Sin embargo, la falta de interés y difusión hace que sitios como “El camino interactivo hacia el Go” terminen desatendidos (eso y los cambios tan drásticos en plataformas como Java o Flash). Pero sobre todo, a diferencia del ajedrez (y a diferencia de países como Estados Unidos), no hay una cultura del “tutorial” sobre go en español, lo que sería decisivo para su masificación hoy en día. Por eso hay que destacar una iniciativa reciente, la del argentino Luciano Zinni, con su canal de YouTube que ofrece el que por ahora es el mejor contenido en español para principiantes:

Aparte de este hallazgo, volviendo a los formatos tradicionales, un libro muy interesante es Introducción al Go, de Hilario Fernandez Long y Adalberto Moderc, editado en Argentina en 1983. Recuerda mucho a Bobby Fischer Teaches Chess en su diagramación y a la hora de llevar de la mano al principiante a través de los conceptos del juego. Y con respecto al software, donde se hace más obvia la diferencia de su estado-del-arte con el ajedrez, podría decirse que Leela es el Chessbase del go, un programa gratuito bastante fuerte que además permite analizar y administrar bases de partidas. Otro programa gratuito es GNU Go, que no tiene interfaz gráfica pero que puede usar entre otras, la de programas que a la vez son clientes de servidores como KGS Go Server o Pandanet, en los cuales, por cierto, es más fácil encontrar jugadores que en clubes o asociaciones locales.

Hablando de internet, también se puede jugar desde el navegador en sitios como OGS, donde se puede jugar en tiempo real o por e-mail, como en FICGS. En estos sitios suele haber foros, aunque no es fácil encontrar grupos enfocados en asesorar a los principiantes. En cualquier caso, este ha sido mi pequeño aporte para darle una oportunidad al go de hacerse un lugar en el gusto de la gente por el placer de un buen desafío mental. Aunque visto así, en realidad somos nosotros los que deberíamos darnos la oportunidad de conocer y disfrutar de un juego tan interesante, y tras lo visto últimamente, tan desafiante para nuestro concepto de inteligencia.

P.D.: Seguramente estoy cometiendo errores u omisiones a la hora de mencionar sitios de internet, canales de YouTube, libros u otras referencias. Si algo me interesa ahora es que si alguien conoce mejores opciones, las comparta.