Seis meses en bicicleta

En realidad son casi ocho meses desde cuando decidí apostar por la bicicleta como mi principal opción de transporte, pero unos seis en días hábiles acumulados. Además iba a escribir esto para cuando cumpliera mi primer año en cicla, pero no creo que mientras la use como hasta ahora haya mucha diferencia. Ya he acumulado más de 3.000 km. recorridos y bastantes experiencias como para hacerme a la idea de cómo es andar en bicicleta por Bogotá.

Cuando comprobé lo deficiente del transporte público en toda la ciudad esta zona, y después de descartar las opciones desde los patines y los patinetes eléctricos hasta la moto, me decidí por una bicicleta eléctrica usada, y me declaro muy satisfecho por esa compra. Y después de comprobar que a pesar de no ser Ámsterdam o Copenhague, es posible moverse en bicicleta en Bogotá a pesar de todos sus problemas, que van desde la seguridad, la falta de infraestructura o de cultura ciudadana.

Dicen moda porque “alternativa al cada vez peor transporte público de Bogotá” quedaba muy largo.

En todo este tiempo, puedo decir que salvo algún roce con algún ciclista o peatón, no he tenido ningún incidente medianamente grave, ni mucho menos un accidente. Buena parte del asunto tiene que ver con usar una bicicleta de menos de 350 vatios de potencia, por lo cual es lícito circular por los andenes asumiendo la misma actitud del Distrito (ante la falta de las ciclorrutas necesarias), de autorizar el uso compartido de andenes por parte de ciclistas y peatones, dando a éstos la máxima prioridad (pues no tiene sentido que haya que apearse por hasta tres cuadras para pasar de una ciclorruta a otra sólo porque la ciudad está mal diseñada).

Sin embargo, la principal lección que he aprendido es la de que hay que saber andar conservadoramente y a la defensiva. Admito que he cometido algunas imprudencias, pero en lo posible he querido cumplir con lo necesario, a veces al punto de la ñoñez. Cuando la situación se sale un pelo de lo normal, parar. Portar todo el equipo (casco, luces, espejos, pito, chaleco) y respetar los semáforos y las señales (como la de no cruzar los puentes peatonales montado). Pero sobre todo, la clave de saber andar a la defensiva es asumir que los demás son unos idiotas. Peatones que cruzan las vías sin mirar, ciclistas con celular en la mano (o que van por la izquierda), runners que se creen bicicletas (y por tanto invaden las ciclorrutas), conductores que no saben usar las direccionales, y recicladores, ancianos y algún caso psiquiátrico que creen que la ciclorruta o el bicicarril son extensión del andén. Carne de democracia, que llaman.

¿Cómo me ha ido con la bicicleta? En términos generales, bien. Es plegable, suficiente como para caber en el ascensor, pero desafortunadamente no en un taxi (porque no es una Brompton). Y acaba de llegar de mantenimiento, por lo que da gusto usarla en sus tres modos: sin motor (como la bicicleta que no tuve hasta los 16), con acelerador (con autonomía de hasta 30 km.), o con pedaleo asistido (por cada pedalada, el motor avanza el equivalente a otra). Sólo un pinchazo, que en la bicicletería del barrio me solucionaron. Porque eso es otra cosa: en muchos talleres aún no se atreven a meterle mano a estas bicicletas, y la marca que las ofrece sólo tiene una sede en Bogotá.

Con la bicicleta he podido matar dos pájaros de un tiro (por más que los animalistas adoctrinados se ofendan): la falta de transporte y el sedentarismo. Además de reemplazar el cortisol por la dopamina (o sea, Transmilenio por la bicicleta), una vez me contagié de gripa, y en lugar de padecerla, decidí sudarla en la bicicleta en vez de la cama. No sé exactamente cómo ni por qué, pero al día siguiente, resultó que me alivié. Como si me hubiera ahorrado los peores cinco días. Y pensar que estoy rodeado de sedentarios que dicen que recorrer 18 km. diarios (incluyendo los cerros de Suba) en una bicicleta de 30 kilos no cuenta como ejercicio.

Otra cosa es la infraestructura. Si bien para una rin 20 los andenes y ciclorrutas en esta parte de la ciudad están en estado transitable (la mayoría de las plegables son rin 16), en lugar de presumir los kilómetros de ciclorrutas hechos y acumulados, la alcaldía debería prestar más mantenimiento a la red existente, que está en un estado muy regular (y aprender definitivamente a hacer andenes, de paso). Pero en su lugar, este nefasto alcalde, además de los cuatro años de retrovisor apuntados a los “doce años de izquierda” anteriores (a los que ya superó en ineptitud y despotismo), ha decidido aumentar aún más la tarifa del transporte público (lo que sólo justifica más los casi $700.000 ahorrados en estos meses en pasajes de Transmilenio).

De la seguridad, mejor no hablar. Ser latinoamericano colombiano bogotano es un acto de fe. La clave está en los horarios; a la hora en que en los recorridos de siempre es peligroso andar en bicicleta, resulta ser la misma hora en la que se meten a robar en Transmilenio. La bicicleta está registrada, pero duele pensar que la justicia no ayuda, o que en una ciudad que necesita cada vez más a Dredd, el jefe de policía sea Gorgory (o sea, un tipo que sale con frases como el ladrón es el que roba. Entonces, el que roba es un ladrón.)

En resumen, le he cogido gusto a la bicicleta (aunque no tanto como para ponerle nombre), y a andar por ella en Bogotá (mientras la infraestructura lo permita). Sé muy bien que no siempre se puede contar con la bici, y que el transporte público debe ser siempre una opción (rápida, cómoda, eficiente, limpia y segura, si no es mucha molestia). Pero mientras se pueda, prefiero la bicicleta en lugar de Transmilenio (porque el SITP ni siquiera es una opción) y encontrar al salir ese recordatorio que ya han puesto en varios puentes peatonales: “En bici ya habrías llegado”.

P.D.: la mejor alternativa a comprar una bicicleta eléctrica suele ser convertir una bicicleta convencional. Existen kits hasta por la mitad del precio, incluso empresas que venden estas bicicletas ofrecen la instalación.

One response to “Seis meses en bicicleta

Responder a Una nueva bicicleta | El blog de Wedrey Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.